Cómo limpiar el parquet y que quede reluciente

Los suelos de parquet son una de las opciones más populares en España porque son más cálidos y crean un ambiente más acogedor en el hogar. No obstante, su mantenimiento requiere mayores atenciones que cualquier otro. Por eso, para ayudarte a cuidar los suelos de madera, hoy te contamos cómo limpiar el parquet con vinagre y unos trucos más.

Antes de nada, debes saber que si pretendes utilizar un limpiador especial para suelos de madera, es fundamental que sigas las indicaciones del fabricante y realices una prueba en una zona poco visible. La madera es muy delicada y algunos químicos o paños podrían alterar su estado. ¡Descubre cómo hacerlo bien!

Cómo limpiar el parquet
Una vez que hayas elegido el producto más adecuado para fregar el suelo de parquet, disuelve una mínima cantidad en un cubo de fregona con agua limpia. Utiliza una fregona para parquet bien escurrida o un paño de algodón para pasarlo con suavidad por toda la superficie.

Elimina los restos de suciedad y procede a secar el suelo con otro paño suave, limpio y seco para no dejar ni rastro de humedad.

Una vez limpio, si quieres que el parquet de tu casa brille utiliza un abrillantador para suelos de madera. Sin duda, es la parte más laboriosa en el proceso de fregar el suelo de parquet, pues tendrás que frotar toda la superficie hasta que brille. Utiliza este producto solo cada cierto tiempo.

Si eres de los que prefiere no utilizar químicos agresivos para fregar el suelo de parquet, prueba a elaborar tu propio limpiador de forma casera. Te mostramos cómo hacerlo a continuación.

Cómo fabricar limpiadores de parquet
Para fabricar tu propio limpiador de suelos de madera casero, solo necesitas un aceite esencial que te guste, vinagre, jabón, bicarbonato y agua. Estas son las alternativas posibles:

Aceites esenciales. Añade 10 gotas de tu aceite esencial favorito en 4 litros de agua. Los aceites esenciales, además de perfumar las habitaciones con un agradable aroma, tienen un poder desinfectante natural. Los aceites esenciales más efectivos a la hora de fregar el suelo de parquet son el de lavanda, árbol de té, eucalipto, limón y pino.

Vinagre y jabón. Limpiar el parquet con vinagre y jabón es una alternativa muy acertada y eficaz. Para ello, añade en 4 litros de agua 50 ml de vinagre blanco y una cucharada de jabón neutro en polvo. Si el agua está tibia obtendrás mejores resultados, además el jabón se disolverá mejor. Escurre muy bien la fregona para parquet o el paño antes de limpiar el piso.

Bicarbonato sódico. En caso de que tengas que eliminar alguna marca o raya del suelo de madera, espolvorea en los puntos críticos con un poco de bicarbonato y rocía encima una solución de vinagre y agua a partes iguales. Deja actuar unos minutos y limpia con un paño suave hasta que las marcas hayan desaparecido.

Por último, para eliminar restos de cera utiliza una pequeña cantidad de alcohol alimentario. Pásalo por los restos de cera con un paño hasta eliminarla por completo, pues el alcohol reemplaza a otros disolventes más agresivos.


Mantenimiento suelos de madera
Tan importante como limpiar el parquet con vinagre u otros productos, es su mantenimiento, que también es un poco más complicado. Para ello, debes tener en cuenta los siguientes consejos

No arrastres sillas u otros muebles sobre un piso de madera, podrías arañarlo.

Para eliminar el polvo no utilices la escoba, mejor una aspiradora con un cepillo suave.

Reduce la humedad, pues acabará provocando daños como el levantamiento de las tablas. Por el mismo motivo, debes disminuir al máximo el uso de agua para fregar el suelo de parquet.

Por último, también es recomendable evitar la exposición directa del suelo de madera a los rayos del sol.
Cómo pulir el parquet
Si tienes parquet en casa pero se ha estropeado con el tiempo y te gustaría que se viera como el primer día, la mejor solución es pulirlo. Y es que, con los años, la madera puede perder lustre y lucir apagada.

Existen distintas formas de hacerlo. Una de ellas, y quizás la mejor de todas, es utilizar una máquina pulidora especial. Sin embargo, se trata de un aparato muy caro y no es nada sencillo de utilizar.

Otra opción menos costosa, pero más laboriosa, es la que te mostramos a continuación. Lo primero de todo, aparta los muebles y todo lo que puedas del suelo y protege las zonas sensibles igual que harías si te dispusieras a pintar las paredes.

Después, quita muy bien todo el polvo con una aspiradora y procede a limpiar el parquet con vinagre o un producto especial para eliminar las manchas. Asegúrate de utilizar una fregona para parquet suave y prepárate para el trabajo duro: lijar el suelo de madera.

Con ayuda de una lijadora, da varias pasadas a cada tabla hasta levantar la capa antigua de barniz que las recubre. Lija siempre en la misma dirección, en paralelo a los tablones, así evitarás que queden marcas y el material acabe rayado.

Cuando termines, toca volver a limpiar. Recoge todas las virutas de madera y el polvillo que se haya desprendido. Puedes aprovechar para reparar otros desperfectos, como agujeros, utilizando una pasta especial para tal fin.

Una vez limpio y reparado, aplica una capa de barniz y déjalo secar. Lija con suavidad para eliminar impurezas antes de aplicar una segunda y última capa. El tiempo de secado del barniz depende del fabricante, pero suele oscilar entre diez y doce horas.

Y recuerda, utiliza solo productos adecuados para fregar el suelo de parquet, así como también es recomendable que utilices una fregona para parquet específica. Siguiendo estos consejos, volverás a tener el suelo como nuevo y reluciente. ¡No esperes más para probarlos!

En qué podemos ayudarte? Contacta con nosotros