Así deben usar los niños el gel hidroalcohólico correctamente

El gel hidroalcohólico ha llegado a nuestras vidas para quedarse. Por eso, será muy importante explicarles a nuestros pequeños cómo deberán usarlo.
Este producto tendrá que ser suministrado por un adulto y habrá que tener especial cuidado y evitar que los pequeños no lo ingieran.

En esta nueva normalidad hemos tenido que incluir nuevas rutinas en nuestro día a día. Así, además de llevar mascarilla cada vez que queramos movernos de casa, también será muy recomendable mantener una buena higiene. Tendremos que lavar con más frecuencia las manos, que son la parte del cuerpo que más entra en contacto con otros objetos a lo largo del día. Por eso, lo mejor será hacerse con un pequeño bote de gel hidroalcohólico para llevar en el bolso y la mochila. Esta higiene, además de ir dirigida a los adultos, también será ideal para los niños, que los que más tienden a tocar todo lo que le rodea.

Es por eso que muchos padres han incluido en su mochila para la escuela un bote de este gel, que servirá para limpiar, correctamente y en cualquier momento, las manos del pequeño. Pero uno de los problemas que más nos vamos a encontrar es cómo hacerle comprender al niño que tiene que utilizar este producto de una forma constante y cómo hacerlo correctamente. En Divinity, te contamos la importancia de usar gel hidroalcohólico y cómo enseñarles a hacerlo bien para no correr riesgos.

La importancia del gel hidroalcohólico

Con la llegada de la nueva normalidad en situación de pandemia por el coronavirus, y sabiendo que los niños suelen llevarse todo a la boca, los especialistas recomiendan el lavado de manos como algo fundamental para prevenir el contagio. Aunque sí que es cierto que los pequeños no son los más afectados por el COVID, sí que pueden actuar como transmisores del mismo. Por tanto, lavar las manos con agua y jabón será lo más sencillo y habrá que hacerlo siguiendo una serie de recomendaciones: habrá que lavarse las palmas de las manos entre sí y, luego, el dorso, entrelazando los dedos, así como los pulgares. Para todo el procedimiento habrá que emplear unos 40 segundos.

El problema es que no siempre tendremos disponible agua y jabón. Por eso, en esos momentos, nuestro aliado principal será el gel hidroalcohólico. Será muy importante que, antes de hacerte con uno, compruebes que tiene actividad viricida y que cumple las normas UNE EN 14476. Los desinfectantes que pertenecen a este grupo tienen una solución de alcohol que, generalmente, es en forma de gel. Además, deben contener, al menos, un sesenta por ciento de alcohol para que sean efectivos.

Cómo usarlo con los más pequeños de la casa
Respecto a su uso, lo más recomendable será que el pequeño se lave bien sus manos con agua y jabón. Luego, utilizará el gel, pero será algo complementario. Los fabricantes no recomiendan su uso antes de los dos años por riesgo de ingestión, ya que el producto puede ser realmente tóxico. En los niños, una ingesta accidental de este producto puede producir graves consecuencias. Por sí mismo, el gel puede producir irritación en las manos y sequedad.

Si te has animado a que el gel forme parte de vuestro día a día será muy importante que le enseñes a tu pequeño cómo debe usarlo. Debes saber que lo mejor será que les enseñes las mismas pautas que para lavarse las manos con agua y jabón. Para ello, pon una pequeña cantidad de gel en las manos del pequeño, que se extenderán por las dos palmas y la parte superior de las manos. También, habrá que hacerlo entre los dedos entrelazados, en el pulgar e, incluso, en las uñas. Una vez que se hayan secado las manos, estas estarán totalmente desinfectadas. Para su seguridad, es muy importante que sea un adulto quien le proporcione el gel a los más pequeños, que tendrá que estar en su envase original para evitar confusiones de los menores, tal y como recomienda la Asociación Española de Pediatría.

¿Qué no habrá que hacer?

Habrá que tener mucho cuidado con no dejarlo a su alcance, si todavía son muy pequeños, ya que podrían sufrir algún tipo de intoxicación. Asimismo, el envase tendrá que tener un color bastante llamativo y que los pequeños relacionen con el gel, para que no haya ningún problema. Una buena idea será marcar bien los envases, para que no tengan un etiquetado confuso. Eso sí, en el caso de que veamos que el pequeño haya podido ingerir algo de este alcohol, lo más recomendable será que acuda a un especialista para que puedan ponerle solución.

Es básico tener muchísimo cuidado para que el niño no toque sus ojos con las manos impregnadas de gel, ya que las consecuencias pueden resultar muy graves. En caso de que esto pudiera suceder, lo mejor será aclarar los ojos del pequeño con agua y acudir a un centro médico. Es importante también que sepan que, aunque hay que lavar las manos con frecuencia, no hay que pasarse con el gel hidroalcohólico, ya que un uso elevado puede herir la sensible piel de los más pequeños.

En qué podemos ayudarte? Contacta con nosotros